Elaboración de jabones paso a paso

Los pasos indicados son para la elaboración de jabones en frío, que se realizan desde cero. Los mismos que usaban nuestras abuelas y abuelos. 

Puede hacerlos con aceites usados, que le servirán como vajilleros o para lavar ropa, o con aceites finos para fines de cosmética.

 

UTENSILIOS y medidas de seguridad
Moldes. Todo tipo de molde siempre y cuando sean de plástico o glicerina. Conviene recubrir los moldes con plástico film o con un toque de aceite para que los jabones se desmolden fácilmente y no se adhiera a las paredes.
Cuchara. Es preferible tener una cuchara de acero inoxidable para que la sosa caústica no la ataque y destruya. O una de madera, pero que sea resistente
Una hornilla de gas o eléctrica. Para poner en baño María.
Recipientes: Deben ser de acero inoxidable o plástico, o esmaltados. También de vidrio templado. NUNCA de aluminio. Se necesitan dos o tres recipientes.
Guantes: De goma par proteger las manos, sobre todo cuando se manipula la sosa cáustica. Debemos evitar que la sosa nos las queme!!
Gafas: para evitar el contacto con los ojos, pues ataca rápidamente la córnea y es difícil de quitar. En caso de salpicaduras debemos lavar los ojos rápidamente con abundante agua.
Una batidora
Una balanza que pueda pesar por gramos
Una botella con vinagre abierta: si salpica la sosa el vinagre la neutraliza.
Que no haya niños presentes en el lugar.
Tampoco la presencia de mascotas
Tener un sitio ventilado para poder realizar el jabón

INGREDIENTES
Los ingredientes básicos son: AGUA, ACEITE o GRASAS y SOSA CAÚSTICA

Agua: debe ser blanda, es decir que contenga pocas sales minerales, especialmente calcio, y en nuestro medio cloro.
Se recomienda utilizar agua lo más pura posible, puede ser agua purificada de un botellón. O hacer hervir el agua y dejar reposar por unas horas hasta que el cloro se evapore. No debe contener cal. Puede ser agua de un manantial.
Sosa cáustica: Reacciona con las grasas para producir ácidos grasos y glicerina. En un jabón casero la glicerina no se separa por lo cual aprovechamos todas sus propiedades, ya que es suavizante y humectante.
Aceites y grasas: Existen diferentes tipos de aceites y se distinguen por ser suaves o duros. Los duros son los que se solidifican a determinadas temperaturas. Distinguimos entre ellos:

Aceites duros: el Cusi, Coco, Motacú, Totaí, manteca de Copuazú
Aceites semi duros: Manteca de cacao, aceite de Castaña Amazónica (conocido como aceite de almendra en nuestro país), aceite de Oliva
Aceites suaves: Soya, Maíz, Girasol entre otros
También se pueden utilizar grasas animales como la de cerdo y otros.
Para el fin de reciclado de aceites trabajamos en nuestro medio con aceites de soya y girasol. Algunas veces con manteca de cerdo.

Aditivos: Los jabones industriales contienen un sinnúmero de ingredientes. Pero, para nuestro fin buscamos ingredientes naturales para mejorar la calidad del jabón, para ellos veremos de darle mayor dureza, hacerlo más espumoso. Para ellos usamos entre otros, cera de abeja, manteca de cacao, arcilla, caolín, algas, leche de cabra, yema de huevo, etc. Y para enriquecerlo podemos usar jugos de frutas en lugar de agua.
Para jabones mucho más finos usaremos aceites esenciales e hidrolatos.
Se pueden encontrar en las tiendas de productos químicos esencias para jabonería. Que no contienen alcohol, de otra manera se separará el aceite del agua y no ayudará en la saponificación! Ojo! Lo ablandará demasiado
La cera de abeja da mayor dureza al jabón
Leche
La arcilla para jabones exfoliantes. Salvado para el mismo fin
Miel como emoliente, ayuda a elaborar jabones suaves
Flores y plantas. Deben ser lo menos contaminadas posibles, mejor si las sacamos de nuestro jardín.

ELABORACION PASO A PASO
Es conveniente colocarte una bata, guantes y gafas antes de realizar el trabajo, para evitar accidentes.

1) Pesa el agua (también puede ser infusión, zumo, leche), la sosa y los aceites o mantecas por separado
Todos los ingredientes se PESAN, no es lo mismo medir por mls que pesarlos, el agua se pesa, con la ayuda de nuestra balanza de precisión
2) Una vez protegidas nuestras manos y ojos. Vertimos la sosa cáustica en el recipiente del agua (o infusión) con cuidado. Se remueve hasta que se disuelva. La temperatura subirá. Alcanza a unos 60 grados centrígrados. Se deja reposar.
3) Se caliente en baño María, en un recipiente inoxidable los aceites y/o mantecas. La temperatura alcanzará entre 40 a 60 grados centígrados. Si se pone cera de abeja y otras grasas duras se irá removiendo suavemente.
4) Se añade la solución que contiene la sosa cáustica con el agua, poco a poco y se remueve teniendo el cuidado de no salpicar. Se deben tener las gafas y los guantes puestos.
5) Se remueve intermitentemente durante unos 15 minutos (en caso del aceite de soya y girasol reciclado tarda un poco más, aproximadamente unos 30 minutos porque al ser suave tarda en “llegar a la traza”.
Todo hasta que la mezcla espese y se parezca a una mayonesa. Se comprueba esto cuando la mezcla empieza a tomar un olor de jabón, y cuando se realiza un círculo la figura se mantiene en la superficie, lo cual indica que el jabón alcanzó la traza o cuajó.
Para ayudarnos podemos también utilizar una batidora para reducir el tiempo de cuajado. Pero teniendo la precaución de hacerlo con cuidado
6) Una vez que el jabón llegó a la traza o cuajó se añaden los (aceites esenciales, aromas, colores, todos los aditivos, la manteca de cacao, arcilla, miel, flores secan etc. Dando el toque personal a nuestras recetas.
7) Se remueve por un minuto son una cuchara de acero inoxidable o una varilla para mezclar. No se usa la batidora.
8) Se vierte la mezcla en los moldes. Que han sido engrasados previamente. Puede ser un molde grande o varios pequeños con las figuras que se prefieran.
9) Se golpea suavemente el molde para evitar que se formen burbujas
10) Se deja reposar en el molde, que debe ser abrigado con una toallita o cartón, un día o dos hasta que se pueda desmoldar y cortar en barras si se desea
11) Dejamos secar ya cortado durante UN MES, dándole vueltas de cuando en cuando, en un lugar aireado, pero fuera de la humedad y el sol directo.
12) Después del mes. Se aconseja dejar los jabones en cajas de cartón o madera oscuros.
13) Este jabón puede conservarse al menos por un año o más. Se irá deshidratando con el tiempo.

Free Joomla! template by L.THEME